dijous, 24 de desembre de 2009

dimarts, 22 de desembre de 2009

dissabte, 19 de desembre de 2009

Paraules agudes

Agenda

Mañana no sería, bien mirado, mal día para mi entierro:
es domingo y no hay fútbol, que siempre quita mucho,
amenaza de lluvia, justo para darle
al evento su toque de tristeza
y además este lunes es fiesta en Barcelona,
y se quedan sin excusa más de cuatro.

No sería mal día, desde luego:
tú tienes ropa nueva -no es negra, pero casi-,
pintamos todo el piso el mes pasado
y me caduca pronto el pasaporte.
Y quedan todavía dos semanas y pico para las Navidades, basta y sobra
para no fastidiar salvo a los muy de casa.

De aquí al martes bien pueden encontrar sustituto
para mis clases, y los del periódico
sólo han de recurrir, esta vez con justicia,
a la foto en que siempre tuve cara de muerto.
Tampoco es lo de menos la puñeta
que le hago al cura, que según me dicen,
guarda fiesta la tarde del domingo.

No cabe duda: mañana sería
un día excelente para mi entierro.
Lástima que yo no esté de humor
para morirme hoy y que tú continúes
haciéndome estas pícaras cosquillas en la oreja.
En fin, paciencia, que otra vez será.



La cuarta decepción

Si soy un descreído,
lo que llaman algunos un agnóstico a ultranza,
es porque las tres veces que creí
me defraudaron.
Creí primero en los Reyes Magos
y resultaron ser una multinacional;
luego creí en grandes revoluciones
y eran sólo palabras;
más tarde creí en Michael Laudrup
y se pasó al Madrid.
Si soy un descreído, os lo confieso,
es porque no podría soportar que con dios
me pasara lo mismo:
que sea una multinacional,
o sólo una palabra,
o, peor todavía, que se pase al Madrid.



Javier Velaza
"De un dios bisoño"
Premio Nacional de Poesía "José Hierro" - 1997