dimecres, 24 de setembre de 2008

"És més difícil viure que morir"

Latidos

Su madre cuidaba de un padre tullido, su padre acabó enfermando, y ella, con 14 años y su terror a las vacas, haciéndose cargo del negocio familiar, una vaquería. Los años pasan pero las desgracias continúan encadenándose: hepatitis, artrosis reumatoide, cáncer y, finalmente, un corazón que dice basta, lo que convierte a Cinta en la primera mujer en recibir un corazón artificial en España; pero en menos de cuatro meses su corazón volvió a latir y hoy funciona de forma autónoma. Nadie diría que esta mujer ha estado en varias ocasiones al borde de la muerte. El fisioterapeuta encargado de su rehabilitación decidió escribir su peculiar historia, La fuerza de un latido (Integral y La Magrana).

(Llegir més)